15 de enero de 2018

COSITAS

Seguramente, muchos seguidores del blog se preguntarán qué he estado haciendo estas semanas en las que no he publicado nada.
La realidad es que muchas cosas, pero no son meritorias de contar por separado por lo que os hago un pequeño resumen de lo que he estado haciendo.

Antes de las demasiado mencionadas nevadas, he estado escalando con Yago, en roca, en alguna ocasión, en sitios habituales y cercanos a casa.


Aunque lo que más hemos estado haciendo es escalar en rocódromo.


Sobre todo, por la mala meteo que estamos teniendo justo el día que podemos coincidir.

También en una de esas escapadas al monte en solitario que me hago a menudo, estuve investigando de cerca el recorrido de “Idea Peregrina 3” y me hice en solo un tercio de la misma, de lo que promete ser un recorrido espectacular, muy atractivo y digno de repetir. Del grado ya hablaremos cuando la termine. Esto es un proyecto que se queda para terminar en primavera, cuando las nieves se vayan.


También he hecho y hago muchos “paseos” de varias horas, con mi hijo pegado al pecho mediante un sistema de porteo, con las limitaciones que eso supone, pero aun así nos hemos metido en la nieve ya varias veces.


En una de estas hasta hemos ido a buscar nuevas líneas en la zona de Becerril/Mataelpino de las que ya hablaré cuando lo vea en mayor profundidad.


Las navidades las pasé fuera de casa, con varios familiares y luego las alargamos, solo nosotros, un par de días, yendo más al Este, concretamente a Castellón, para librar un poco del frio y de paso que León conociese el mar.


Además, como es lógico, escalar un poco en una pequeña escuela cercana al lugar donde nos alojamos.
Fue con el Soloist (ya que solo estábamos Oriana, León y yo), a vista por no disponer de croquis en condiciones, y tan solo hice esta foto de abajo, de parte de las 4 vías que me dio tiempo a hacer entre toma y toma.


Ah y también me he animado a volver a correr.


No sé cuánto tiempo me durará esto de emular a las gacelas, pero tener un hijo hace que debas plantearte el entrenamiento de manera diferente a la que tenías antes y además que pueda acoplarse en la complicada vida de los padres, turnándonos para casi todo hasta que sea un poco más independiente.

Sí, seguimos en la brecha! 😎👍

1 de enero de 2018

RABADÁ Y NAVARRO, LA CORDADA IMPOSIBLE (LIBRO)

Lo primero la buena educación me “obliga” a felicitar el año a todos/as los lectores del blog y con los que espero contar un nuevo año lleno de esperanzas y nuevos proyectos y espero que con algo más de tiempo y montaña.

Como un regalo llegó este libro a mis manos y aunque al principio dude de la posibilidad de leerlo por el compromiso de tener un bebé y su cuidado que ocupa prácticamente las 24h del día, pronto descubrí que además de ser ameno en su lectura, sobre todo por las novedades que se exponían en el texto y que desconocía, el hecho de tener mucho documento gráfico restaba palabras y por lo tanto tiempo en su lectura.

Tanto es así que en pocas semanas lo había leído.

Os hablo de Rabadá y Navarro, la cordada imposible


Como decía es un libro con “poco” texto, resultado de un gran trabajo de investigación hecho por el autor Simón Elias Barasoain. Interesante ameno y rápido de leer. A esto hay que añadir que el libro, de gran calidad en su estructura física de tapa dura, con una sorpresa añadida de un DVD con varios vídeos protagonizados por los dos escaladores, como la ascensión del Fire.


Si lo que te gustan son las historias clásicas de la época dorada del montañismo y la escalada es un libro que no te defraudará.

Por último, añadir una opinión personal tras la lectura de su biografía.

De nuevo nos encontramos con dos valientes escaladores, adelantados a su tiempo en su visión de la escalada en roca con quizá más prisa que experiencia en otras facetas del montañismo por escalar todo lo que se les ponía por delante y que tristemente el Eiger les demostró que la montaña siempre gana y saber renunciar a la cima escuchando las señales (hasta 3 veces se bajaron en este intento antes de quedar atrapados demasiado arriba) que a veces son sutiles susurros y otras veces voces ensordecedoras.

Me pegunto qué habrían abierto luego si el Ogro (Eiger) no les hubiera dado el abrazo mortal.

Y ahora os dejo con un clásico de Al filo de lo imposible de la recreación de esta última escalada juntos.

¡Que la disfrutéis!