6 de marzo de 2017

ENTRENAMIENTO PARA PATAGONIA (02) – ZARPADO (BARILOCHE, ZONA DEL FREY, ARGENTINA)

Estamos en la última de las cuatro, cuando de repente el viento nos trae un grito desgarrador del otro lado de la aguja del Frey... Nos quedamos quietos y callados intentando escuchar si piden ayuda pero ya no oímos nada.

Será un vuelaco de alguno – pensamos.

El viento y nuestra situación tras la aguja impiden ver y oir nada.

Terminamos la 4º vía, recogemos y comenzamos el descenso.

Ya bajando vemos abajo, en el Refugio, mucho movimiento…


Ya en él nos enteramos de lo que ha pasado.
Al parecer un chico estaba en el 3º largo de la Cifuentes -Weber (la vía que escalamos nosotros nada más llegar a la zona del Frey), cuando se ha caído, saltándole algún friend. Con la mala suerte de que cayó mal y se golpeó en la cabeza perdiendo el sentido durante unos minutos y recuperándolo al poco tiempo. Sus compañeros conocían las diferentes técnicas para rescatar a un primero y los del Refugio al verlo se pusieron en marcha y en poco rato, gracias a la proximidad del refu (20min aprox desde pie de vía) le han bajado y ya están esperando el helicóptero.


Este ya era el segundo helicóptero que veíamos en los pocos días que llevamos aquí y nos hace dudar de si veremos aun más.


Está claro que es un sitio serio donde no hay que infravalorar las vías ni el "grado".

Y hablando de grados, aquí un croquis de la Aguja Frey, lo que escalamos en ella y el grado que nos parece a nosotros más correcto y actual.




29 Enero 2017

Este día habíamos decidido descansar.

Y de paso darnos un merecido baño en el laguna Tronchek que precede el refugio, donde como es lógico no está permitido jabón alguno, por lo que un chapuzón rápido para quitarse el polvo y salir pitando. Sobre todo por lo fría que está.


Al pasar el día junto al refugio, nos relacionamos más con la gente.
Conocemos a un par de brasileños que nos cuentan que acaban de llegar de una zona muy chula, de Mendoza, llamada Los Arenales.
Un lugar famoso por lo aislado de la zona, y por sus grandes paredes.


Nos cuentan que el motivo de venir al Frey era que la meteo en El Chaltén era horrible. La peor en 10 años según parece. Son asiduos a la zona y nos asegura haber subido todas las agujas principales de la cresta del Fitz, por lo que son conocedores de la zona.


Este mal tiempo nos hace dudar de nuestras posibilidades con el plan previsto de viajar el día 4 de febrero, a El Calafate, en bus, para luego viajar, en auto de alquiler, a El Chaltén, donde teníamos reservado y pagados 10 días…craso error.


Por ello empezamos a valor otras opciones ya que todo el mundo (los catalanes también), guías con sus clientes y hasta famosos escaladores/as de Argentina que nosotros no conocemos, habían escapado de allí por el mal tiempo.


Los Arenales en Mendoza, al Norte de Argentina, Cochamó en Chile o Bariloche, donde teníamos el Hostel reservado y hay un montón de zonas deportivas cercanas, son las opciones que valoramos.


Cada zona con sus características, sus problemas logísticos, pero con mayores posibilidades de buen tiempo.


Nuestro plan era estar aquí 8 días. pero con esta incertidumbre decidimos bajar un par de días antes para gestionar todo desde el hostel, con Internet y cobertura, el posible cambio de planes según la meteo.

Con ello solo nos queda un día de escalada en el Frey y nuestras miradas se dirigen a la más deseadas de las agujas del Frey.


La Aguja Principal.



30 Enero 2017

Nos han dicho que hoy será un día más fresco debido al viento que se espera, aunque el sol reinará, principalmente, en el cielo.
Aciertan en todo.


Hemos madrugado y vamos con tiempo de sobra.
Pero según salimos del refugio Yago se gira y me pregunta si veo que la mochila esté mojada.

Efectivamente le chorrea.

El Camelbak se le ha pinchado.


Tras una reparación con cinta americana, seguimos avanzando.

Al llegar casi al Collado Parotida, decidimos coger los dos Camalot del 4 por siaca. Yago quiere coger más ropa y decidimos que baje él.

Ya son las 09:30.

Tras pasar El Abuelo y la Aguja M2 la pendiente se pronuncia y ya todo es subida.


No nos encontramos a nadie por lo que seguir el poco marcado acceso nos hace dudar en varias ocasiones. Al final los hitos (Picadas en Argentina), nos guían hasta la canal entre la Aguja Principal y la Muralla China.

Aguja Principal a la izquierda, Murala Chica a la derecha

Según llegamos vemos que está subiendo una persona por una trepada súper expuesta y bastante descompuesta, con pintas de haber tenido un derrumbe en la parte media.


Ayer, en el refugio, preguntamos a varias personas por el acceso a la vía Clemensó, pero no sé si es que nosotros no los entendimos bien o nos lo explicaron mal, el caso es que la idea que teníamos era la de subir hasta el collado entre las dos agujas y desde ahí bajar por la canal hasta dar con la otra cara, que es donde está la vía que queríamos hacer.

La trepada al collado es un IV+, pero con el mochilón, tras las casi 2h de subida por pedrera y con el tema del reciente derrumbe, que dejaba piedras a las que te tenías que agarra, medio sueltas, lo hacía más que interesante.


Por aquí no bajamos luego Yago – Le digo desde arriba.

Allí, en el collado, están los estadounidenses con los que hemos coincidido en el refu esta mañana desayunado. Van a hacer la Normal a la Aguja Principal, que sale justo desde el collado.

Vista pasado el collado, buscando cómo bajar por la canal

El viento aquí es bastante fuerte y según parece aumentará según avance el día.

Nada más asomarnos al otro lado de la canal vemos que por ahí no bajamos.


Miramos la guía y parece indicar un acceso por el lado derecho de la Muralla China. Pero requiere de bajar muchísimo para dar toda la vuelta. Luego subir la canal y girar a la derecha.

Lo intentamos, ¿No?

Para bajar de nuevo por la trepada decidimos abandonar un cordino y un maillón para rappelar y asegurarnos que la cuerda no se atasque por el rozamiento.


Luego bordeamos la Muralla China, bajamos por una pedrera infame unos 800m, cruzamos un terremno de piedras enormes piedras sueltas, llegamos al final de la canal y comenzamos a subirla.


La sorpresa es que para poder subir hay que trepar varios muritos, con pasos que dudo mucho podría bajar llevando el mochilón que llevo.

Muralla China a la izquierda y Aguja Principla a la derecha

Poco rato después estamos en el punto más alto, bordeamos la Aguja Principal por su derecha y descubrimos que no hay paso. Solo un paredón inmenso.

Está claro que nos hemos equivocado de acceso.

Llevabamos ya 4h de pateo y el tiempo se nos echaba encima. Tocaba ponerse en modo abandono, y la mejor opción era escalando, hacia arriba. Bajar la canal de nuevo era demasiado peligroso sobre todo por los enormes bloques que caían a nuestro paso cuando subiamos…y había unos cuantos más en equilibrio con muy malas intenciones.

Tras pensarlo un poco, nos decantamos por la canal entre las dos agujas.


Si conseguíamos salir al collado de la Normal estaríamos a salvo. Sino tendríamos que valorar otras opciones.

La sensación de incertidumbre se mezcla con el extraño placer de la aventura incierta y de que igual abriríamos una nueva vía aunque por obligación. Todo esto si nos dejaba la roca claro.

Los primeros 100m de la canal son un caos de bloques colocados como un castillo de naipes.


Lo que le sigue es una pared escalonada, bastante vertical, e incluso en algunas zonas desplomada, con fisuras, chimeneas y grandes bloques empotrados.

Precisamente por ese escalonamiento no vemos más que uno o dos tramos del recorrido que pretendíamos.

Por decisión unánime seré el encargado de ir de primero.

Activo a tope mi IA y comienzo a buscar el mejor lugar para subir el primer tramo.

Me decanto por la fisura de la izquierda según miras la canal.


Resulta ser bastante asequible, con un paso aislado más difícil pero que no pasa del V+…no de aquí claro :D


Tras pasar la fisura llega uno de los escalones en los que me decido ir a la derecha ya que veo posibilidades de continuar por un caos de bloques.


Aquí llega una sorpresa entre agradable y “decepcionante”.

Imaginativa reunión de clavo y cordino con ¡nudo empotrado!

Agradable porque se trata de una reunión (clavo y ¡nudo de cordino empotrado!), lo que indica que alguien ha pasado por aquí y es muy posible que exista salida por arriba, aunque desconocemos los grados que nos vamos a encontrar.
Lo “decepcionante” es que no estábamos abriendo vía, ya con total seguridad.

La refuerzo triangulando y bloquenado.


Aviso a Yago de que puede subir y le reservo la sorpresa para contársela cuando llegue a la reunión.


El siguiente largo tengo dos opciones de recorrido, tras pasar una trepada de bloques encajados.
Tirar por la chimenea de la derecha o por las fisuras de la izquierda.


Finalmente me decanto por la chimenea, que aunque sencilla (Vº) el ir con mochila la hace algo incómoda.

Tras este viene un diedro fisurado que desploma un poco, con el interior de la fisura irregular que hace que no deje colocarse bien los friends.

Sabemos que es por ahí porque hay un clavo en su comienzo.

Lo sufro y lo disfruto casi a parte iguales (6a+).


El largo es bonito, pero demasiado exigente para la paliza que llevaba en el cuerpo ya.

Cuando salgo por arriba, a una repisa que hay a la izquierda, tengo que sentarme un rato a recuperar el resuello, pero el viento que cada vez es más fuerte según avanza el día y subimos más, no me deja descansar tranquilo.

Hay que continuar - me digo - Ya queda poco.

Después de la fisura puedo ver que no muy lejos parece estar el collado.

Me acerco a la izquierda haciendo una travesía por una repisa, ya que la vía nos ha llevado por la pared derecha de la canal, e identifico un hito o picada, que recuerdo haber visto desde el collado.

Aviso a Yago a gritos. No hay otro modo por culpa del viento.

¡Tengo una buena y una mala noticia!...la mala es que aquí hace un viento horrible y la buena es que estamos a pocos metros del collado!

Contento, con una absurda sonrisa en los labios, avanzo un poco más a la izquierda para aprovechar la cuerda y llegar al collado ditrectamente, pero al pasar uno de los bloques fisurados descubro, sorprendido, que no será tan sencillo, como pensaba, llegar hasta él.

Continuará…

10 comentarios:

elmusgonuncaduerme dijo...

A veces la cima esta en encontrar el camino de regreso al refugio.
Un sitio espectacular.
Un abrazo.

Vladimir Bustóf de la Sousa dijo...

Totalmente Miguel. Y siempre hay que estar dispuesto a darse la vuelta...
Abrazo!

Carlos Gallego dijo...

Buen reportaje.
El sitio es magnífico... A ver si consigo visitarlo antes de que se me pase el arroz (quiero decir: más pasao)
Enhorabuena, Vlady.

Vladimir Bustóf de la Sousa dijo...

Muchas gracias Carlos! :D

A los recios nunca se les pasa el arroz ;)

Gracias por la visita!

Raquel dijo...

Felicidades a ambos...muy chulo reportje Vlady y Que intrigante todo. Aunque se que fue todo bien, me quedo con ganas de leer el final. Muy espectacular el lugar. Cracks!

Vladimir Bustóf de la Sousa dijo...

Vivos que no es poco Raquel! :D
Me alegro que te guste :)
Un beso

Antonio dijo...

Bonita Aventura, lastima no haber ido con vosotros, sigo atento a la pantalla.

Un abrazo!

Vladimir Bustóf de la Sousa dijo...

Para el siguiente viaje te "obligaremos" a venirte Antonio ;)
Abrazo!

Tortuga dijo...

Coño. A ver no mos haga esperar para la siguiente entrega.
Muy bueno maquinassss

Vladimir Bustóf de la Sousa dijo...

En 3 días desenlace con la tercera entrega Tortuga!
Pero aun queda chicha :D

Salu2