19 de junio de 2017

CERRADO POR VACACIONES 3.0

Esta vez serán más cortas, diferentes, sin cuerdas, pero con gatos y como no en un sitio nuevo e imprescindible a visitar.


¡Nos vemos en una semana!

12 de junio de 2017

POWER FINGERS SYSTEM5 (MATERIAL)

¡Qué levante la mano quien haya tenido, en su vida como escalador, un episodio de epicondilitis!

Algunos incluso lo estaréis sufriendo ahora :/

No es nuevo que uno de los motivos es la debilidad de los antagonistas.

No es la primera vez que trato este tema de la epicondilitis en el blog ya que la he tenido durante mucho tiempo y en momentos de mi vida profesional en la que no podía/debía parar de escalar.

Desde hace algún tiempo la tengo controlada y por ahora me está dejando tranquilo, pero para evitar un regreso inesperado lo mejor es no dejar de entrenar esos antagonistas olvidados.

Por ello me animé a probar un nuevo sistema para fortalecerlos. Concretamente os hablo de Power Fingers System5.


La idea es básica a la vez que efectiva y además bastante económica.

Se trata de cinco discos libres de latex, elásticos, con diferentes resistencias según un sencillo código de colores fáciles de entender.

Blanco, gris claro, gris oscuro, azul y morado.

El modo, de usarlos, o al menos así lo he estado haciendo estas semanas, es empezar con una mano desde el disco blanco y hacer una serie de cinco repeticiones que consisten en colocar la muñeca en un ángulo de unos 75º.


Luego estirar los dedos manteniendo durante unos 5s.


Luego regresar al reposo lentamente.


Posteriormente cambiar de disco e ir progresando en los colores.

A las pocas semanas he podido hacer series de hasta 10 repeticiones.

La sensación es muy peculiar ya que notas como se cansan músculos que no se suelen usar en escalada y notas que tu mano y antebrazo coge más consistencia.

Una vez se controla el uso de los cinco dedos a la vez, se puede entrenar de manera aislada cada dedo, cosa interesante si lo que buscamos es la recuperación, por ejemplo, de una lesión.

Como nota a mejorar del producto, estaría bien que vinieran por parejas, aunque no vinieran tantas resistencias. De este modo podrías realizar el entrenamiento en menor tiempo y con la misma intensidad ya que al hacer una mano y luego otra, y contar los segundos mentalmente es complicado hacerlo igual.

Debido a la sencillez y eficacia del producto se lleva el sello verde del blog Historias de montaña.


5 de junio de 2017

LA ESCALADA COMO ESCUELA DE LA VIDA (FILOSOFANDO…)

La escalada es como la vida, es cómo te la tomas, es como aprendes, es como luchas, es como te enfrentas a los problemas, es cómo te frustras y tu nivel de frustración, es como eres de paciente, es como te concentras, es como te planteas la vida, como te relacionas, como te expresas, como vives la vida.


Pero a qué me refiero cuando digo que la escalada es como la vida.

Imagina que tu vida es una vía de escalada. Conoces el final de esta. Todas las vías terminan igual. Con el final.
También comienzan igual, con un primer paso, con un empujón que te hace salir de la zona de confort.
Por lo tanto, lo importante es el camino que recorres hasta llegar a ese final.
En dicho camino te encontrarás con problemas, a veces los resolverás audazmente y otras te quedarás estancado en él.
Aquí puedes “hacer trampa” para superarlo, usando todo lo que tengas a tu alrededor, incluido el compañero que te asegura u otros escaladores que están en otra vía. También puedes volver otro día, con mayor experiencia y conseguirlo por tus propios medios.
En cualquiera de los casos el miedo al fracaso estará ahí.


En esos momentos no engañas a nadie, solo a ti mismo.

Si consigues pasar ese problema, llegará otro, quizá más difícil y aun más lejos de la zona de confort que da estar en el suelo.

Pero también puede ser más sencillo, porque ese tipo de problemas se te da bien y hace que te animes a seguir adelante.

Ya de lejos, te pre-ocupas y el siguiente problema sabes que no lo vas a conseguir. Puedes hacer dos cosas, intentarlo o bajarte y arrepentirte de no haberlo al menos probado.

Arriesgas y caes, y te haces daño. El dolor hace que te bajes de la vida…digo la vía, y pases un tiempo en la zona de confort.
Puedes quedarte estancado en este cómodo, aunque fatal lugar, o recuperarte y volver a ese problema que te ha hecho daño y salir por arriba hasta el siguiente nuevo problema.


Decides tirar y resuelves mejor de lo que esperabas, de nuevo estás en la vía y la incertidumbre te asalta poco tiempo después de superar este difícil paso. La vía sigue y ahora tienes más experiencia y la experiencia es un grado.
Ya queda poco para llegar al final de la vía y de vez en cuando miras abajo y alucinas de lo que has hecho, aunque haya momentos en los que has hecho trampa y te hayas engañado a ti mismo, estás satisfecho con lo que has hecho porque no te has rendido fácilmente y lo estás dando todo.

Estas cansado, muy cansado, y sabes que aun hay que dar un último empujón para llegar a la reunión. Al final de la vía. Y sabes que es lo más difícil porque llevas encimas mucho trabajo y tiempo en esta vía que ha hecho sacar lo mejor y lo peor de ti.

Aprietas, lo das todo… y terminas la vía.


29 de mayo de 2017

YA QUEDAN MENOS (VÍA BAVARESA BLANCA, PICO E LA MIEL)

No me quedan muchas vías por escalar en el Pico de la Miel y Bavaresa Blanca era una de ellas.


Recuerdo que hace muchos años le di un intento y nos bajamos en el primer largo posiblemente por falta de material.
Por aquel entonces llevaba friend HB y el más grande correspondía a un 2 de Camalot.

La parte donde está esta vía, en el lado derecho según se mira al pico, da la sombra por la tarde y precisamente Yago y yo disponíamos de esa tarde en una semana de bastante trabajo (no libraba ningún día de los 7), pero el mono estaba a tope y aunque se nos hiciera de noche había ganas de escalar algo nuevo.

Cuando llegamos tan solo vemos tres cordadas en el pico y dos de ellas están el Diedro Ticupa buscando la sombra.
La otra está en la parte central posiblemente en el último largo de la Esteban Altieri.

En Bavaresa Blanca nadie, como es habitual.


Sin casi hablarlo, me cuelgo el material, me ato las cuerdas y comienzo la fácil chimenea que te lleva a una repisa desde la cual la otra vez comenzamos el intento.


Tiene bastante sentido comenzar ahí ya que lo que viene tiene una posible caída sobre la misma y si el compañero está ahí te puede portear e incluso parar la caída con menos recorrido de cuerda.


Estirándose (173cm) se llega a chapar.


Luego toca echarle valor y comenzar a escalar hasta llegar al clavo.


Tras este mucho aire ya que no puedo proteger hasta donde se pone fácil (V+).
Si aquí resbalas te vas a la repisa con casi total seguridad.

Tras proteger con un 3 sigo hasta unos estrechos pasos que me hacen plantear dejar la mochila en un seguro y luego izarla, cuando Yago llegue a ella, con la otra cuerda.


Estoy recuperando resuello y veo que por donde va la vía de nuevo es a pelo, sin proteger debido a lo ancho de esta.
Por el contrario, la fisura de la izquierda, al ser más estrecha da mayores posibilidades.


Pero en mi arnés solo queda el 2 como friend más grande, por lo que aviso a Yago de que me baje hasta llegar a donde he dejado el 3, 4 y 5, tras poner un par de friend a cañón.

De nuevo me toca trepar casi toda la bavaresa, pero esta vez me resulta más sencillo al no tener que pensar en colocar lo friend.

Ya en la fisura de la izquierda, que es un magnifico OW, hace que me pele desde el principio hasta el final, moviendo, en lo últimos metros, el 5 hasta lo más alto de la fisura, saliendo ya por fin de ella.


Yago repite todo el recorrido excepto el tramo final de la fisura de la izquierda ya que decide quitar el friend y pendulear para ir por la ruta original que me comenta es más sencillo pero lógicamente sin protección.


Aquí cambiamos cabo del miedo y Yago comienza este herboso segundo largo.


Poco rato después me avisa de que está en reunión.


Este largo es un trámite para enlazar con el último largo.


Desde la reunión se ven un par de spit oxidados que van por una manta de musgo verde crujiente. A su izquierda una bavaresa casi ciega tiene un claro paso de bloque de esos de no te caigas que te estampas contra la repisa de la reunión.


Pues va a ser por aquí…

De nuevo cambiamos cabos y encaro este extraño largo.

Tras el paso de bloque puedo meter un 3 que hace que me anime a seguir con más seguridad.


Una vez en la repisa te topas con la otra chapa que tiene la vía.

Desde aquí hay que activar la IA ya que toca navegar buscando lo más sencillo hasta salir del largo.

Te encuentras tramos de setas, que se pueden lacear, fisuras finitas para Aliens, un friend atascado de un posible saque y bastante verticalidad con ambiente.


Al salir veo la reunión con dos parabolt (demasiado metidos) y a la derecha un cable sin fin, en aparentes buenas condiciones, atrapando un puente de roca. Desde ahí aseguro a Yago por aquello de la comodidad.


Ya con las últimas luces Yago se reúne conmigo en la …reunión y comenzamos a montar el rappel para bajar antes de que la claridad se transforme en oscuridad.


A pesar de las horas y que mañana madrugo, y mucho, para trabajar, la clásica con algo de cenar no lo perdonamos.

22 de mayo de 2017

NACIDOS PARA ESCALAR (FILOSOFANDO…)

Muchos conoceréis el libro de Nacidos para correr. Un Best Seller de 2011 (EEUU 2009) que entre otras cosas y resumiéndolo mucho, habla sobre los tarahumaras y sobre la evolución que nos llevo a ponernos en pie y como nos adaptamos a la caza de resistencia aprovechando esa evolución y también  la refrigeración de nuestro cuerpo mediante la sudoración.
Como digo resumiéndolo mucho.


Estoy de acuerdo. Pero…la realidad es que primero nacimos para escalar.

Mecánicamente estamos hechos más para escalar que para correr. Esa conocida debilidad de las rodillas (un golpe lateral, no demasiado fuerte, puede desencadenar varias roturas de diferentes tendones) seguramente sea debida a que aun no hemos evolucionado lo suficiente para estar en esa postura.
En cambio, escalando y usando ambas extremidades (brazos y piernas), somos capaces de subirnos a ciertas alturas, desde apenas los dos años, sin demasiadas dificultades.


Muchos bebes, incluso antes de ser capaces de caminar erguidos, ya son resolutivos “escaladores” de diferentes muebles.

Hasta los 6 años pensaba que me llamaba bajatedeahí

El trepar es un instinto que tenemos muy arraigado en  nuestros genes y que a partir de cierta edad comienza a disiparse por diferentes motivos, como por ejemplo el miedo que se nos inculca a que la altura conlleva una posible caída y esta al accidente.

Luego, con el tiempo, algunos nos “olvidamos” de esas advertencias y volvemos a los inicios probando la escalada y teniendo esa sensación de volver a ser niños/as.

Muchos me diréis que con las manos sí pero, ¿y los pies?
Bien es cierto que esa evolución que nos ha hecho ponernos erguidos, hizo que los dedos de los pies se acortaran y dieran paso a dedos menos prensiles y poco prácticos a la hora de escalar.

No obstante, en gente que tiene problemas de movilidad en los miembros inferiores, con entrenamiento y paciencia, puede llegar a usar sus pies casi como sus manos.

Aun recuerdo allá por 1995, un DJ, (Pascal Kleiman) al que le faltaban los brazos de nacimiento, era capaz de pinchar, con los pies, discos de vinilo, sin ninguna ayuda exterior  ¡Y además era (y es) muy bueno!

Pero como la paciencia nunca ha sido el fuerte del ser humano, hemos preferido adaptar el calzado y las suelas al medio para solucionar esa “involución” que nos ha hecho el caminar de pie.

Aun así, hay una pequeña (r)evolución de escaladores que se ha animado a eso de escalar descalzo y están consiguiendo verdaderas brutalidades.


Así que cuando veas a tu hijo/a escalar algún mueble, subirse a un árbol o a una piedra, no le desanimes, ni le digas que se va a hacer daño, mejor evita que se lo haga ayudándole a bajar y explicándole, o haciéndole entender, la primera regla de la escalada: Si te quieres subir a un sitio, pregúntate antes como bajarás de él.

15 de mayo de 2017

LA NUEVA GUÍA DE ESCALADA EN ROCA DE CHAMONIX DE ROCKFAX 2017 (GUÍAS)

En el verano de 2009 estuve escalando en roca en la zona de Chamonix y en aquél momento, nos fuimos a la aventura solo con la guía de las 100 mejores vías seleccionadas por el mítico Rebuffat.
Luego, allí descubrimos que la gente iba a hacer fotocopias en “La Casa de la Montaña” de las antiguas y descatalogadas guías previo pago de estas.

Por suerte (o por desgracia, según se mire), esos tiempos ya pasaron y ahora por fin tenemos una guía en condiciones, de la mano de Rockfax, para poder planear ese viaje que a mi modo de ver es imprescindible para todo escalador clásico de roca.


Respetando las diferentes opiniones, para mí, la zona de Chamonix, es el sitio más bonito donde he tenido la suerte de escalar hasta la fecha.


Eso de entra por un glaciar con todo el equipo invernal puesto, llegar a la rimaya, guardar todo en el mochilón, calzarse los gatos, escalar un paredón de granito excepcional, con buen clima y luego bajar por otra pared a otro glaciar y volver a ponerse los crampones para cruzarlo es realmente mágico.


Lo mejorable:
Sobre la guía, que es de lo que va este post, empezar diciendo que es un libraco que no llevarías en la mochila de ataque por su tamaño y peso.


El texto no está pensado para gente que ha pasado los 40 y “disfruta” de presbicia.
Otro “pequeño detalle”, es que está en inglés y para los que no estamos duchos en dicho idioma es un poco puñeta

Lo bueno:
Uno de los motivos de ese “gordura” es que las explicaciones de las vías y los croquis salen en la hoja de al lado, no teniendo que ir a buscar la información en otras. Esto hace que lógicamente aumente la cantidad de hojas, pero mejore la experiencia del escalador/lector.

Me encanta por ejemplo el detalle de que muestre una relación de dificultades respecto a las zonas reseñadas, lo cual ayuda mucho cuando se plantea el viaje.


Decir también que los descensos, rappeles y aproximaciones están muy bien explicadas, cosa en la cual no se suele gastar tanto tiempo en las guías de escalada y aquí se prioriza quizá más que la escalada en sí. Para mi muy lógico.

Cuando llegamos a las últimas hojas vemos que viene además una buena relación de zonas deportivas (de un largo y varios), para aquellos días en lo que arriba hace malo o sencillamente queremos bajar el nivel de estrés y sufrimiento, pero estando activos.

Conclusión:

Muy recomendable si estás planeando escalar en roca en la zona y quieres llevarte preparados varios planes, siempre que seas capaz de leer correctamente en inglés.
Resumiendo, una guía hecha por escaladores para escaladores.


8 de mayo de 2017

CRUCE DE CAMINOS (PANCORBO, BURGOS)

Ya había ganas de viajecito fuera de las ficticias fronteras madrileñas y en este caso nos decantamos por una nueva escuela a visitar en el Norte de Burgos.

Pancorbo.

De esta escuela se dice que el ruido es su mayor problema, pero la realidad es que no más que, por ejemplo, el Pico de la Miel La Cabrera. Eso sí, la N-1 está más cerca y las vías de tren por el que pasan trenes de mercancías y de pasajeros de vez en cuando lo hacen un poco más ruidoso.

El pueblo es una preciosidad que se mantiene vivo gracias a la cantidad de camiones que hacen parada en sus múltiples bares y alojamientos. Y es que el desfiladero de Pancorbo (Puente curvo) es el paso natural por el que pasan al día cientos, sino miles, de camiones viajando de Norte a Sur y de Sur a Norte.

Día 3 Mayo
Estamos en temporada alta de mi trabajo como guía y toca ajustar al máximo el tiempo si además quiero escalar, por ello, tras terminar de trabajar a medio día, cojo la mochila, la meto en la furgo y me voy a buscar a Yago para subir hasta Pancorbo.

Tras 3h y media de viaje, sin peaje, llegamos al pueblo cuando las luces acaban de desaparecer.

Un rodeo a la localidad, en busca de un lugar para dormir, y una corta conversación con la camarera de un bar para confirmar la seguridad del lugar de pernocta es lo que nos da tiempo a hacer antes de irnos a dormir.

Día 4 Mayo
Nublado y con una temperatura perfecta para escalar en caras Sur amanece.

Lugar de pernocta a las afueras el pueblo, cerca de la iglesia de Santiago 
y un poco antes del desvio de los sectores

Desayuno rápido y nos vamos a buscar el bar Dos Hermanas donde según la revista Desnivel nº 203 donde salen algunos croquis de la escuela, dice hay una guía y en algún otro lado he leído que el dinero de esta se invierte en el reequipamiento de la zona.

El bar está cerradao desde hace varios años

Al llegar vemos que está cerrado, por lo que optamos por ir al ayuntamiento que está justo a su lado.

Allí poco nos pueden decir pero nos dan la información que disponen muy amablemente.

Al salir, Yago me insiste en tomar un nuevo café, en el bar La Plaza, que está frente al Ayuntamiento, antes de meternos en faena y allí nos encontramos con Philipe, un francés vestido con ropa de trabajo, que se presenta como “el único escalador de Pancorbo”.
Mantenemos una animada e interesante conversación, sobre escalada como no, que termina con un intercambio de contactos y, quien sabe, futuras escaladas.

Tras despedirnos regresamos por donde hemos venido y cruzamos el pueblo dirección Vitoria. Justo antes de incorporarnos a la N-1, sale una pista asfaltada que va a una depuradora. A su derecha sale una pista de tierra que termina frente a las paredes que llaman zona principal, en su margen derecha, donde está el Sector Desfiladero.

Acceso a sectores. Entre los dos parking está al depuradora que en esta captura del GoogleMaps no aparece

Revista Desnivel en mano, vamos identificando las vías, también gracias a los nombres puestos en piedras pegadas o apoyadas en los pies de vía.

Panoramica de ambos sectores. Cuevas a la izquierda y Desfiladero a la derecha

No hay que ser muy ambicioso cuando se viene a una escuela nueva y menos si es al Norte de España, por lo que comenzamos por lo que pensamos es más sencillo.

Yago en Congelante Vº

Según avanza la mañana el sol se deja ver y por fin guardamos el forro y toca echarse crema para no quemarse.

Yago en la vía más bonita escalada en esta visita, Alucinogena V+

El día pasa volando cuando uno lo está pasando bien y sin darnos cuenta ya hemos pasado el mediodía.


Es entonces cuando decidimos subirnos al sector Cuevas que está un poco más arriba.

Panorámica desde el parking de arriba frente al sector Cuevas

Este sector tiene restricciones por nidificación y así lo indica un cartel que hay en su acceso.


Curiosos es de reseñar que han puesto unas marcas rojas donde han delimitado la escalada para que se sepa hasta donde se puede subir sin molestar a las aves.


Según nos ha dicho Philipe, precisamente esa zona es la más chula, pero solo se debe escalar ahí desde agosto hasta enero.

Una de las cordadas en la expuesta vía Oskar, 6a

También Philipe nos comenta que no viene nadie a escalar por aquí, pero a pesar de ser un día entre semana y de dudosa meteo, nos encontramos con varias cordadas en la zona.


Cuando son las 19:30 decidimos dar por terminada la actividad y empezar a recoger, ya que nos quedan 3h y media de viaje, y tenemos que comer algo y disfrutar de la merecida clásica.

No quiero cerrar este post sin hacer mención a Gonzalo Escribano, escritor del artículo del Desnivel nº 203 y amigo, que falleció hace unos años.