11 de agosto de 2009

SIGUIENDO LOS PASOS DE REBUFFÁT - 01 (ALPES09)

¡Próxima estación: Batán!

Levanto la vista y observo tras las ventanillas del metro de la línea 10, el teleférico de Madrid que se mueve lentamente con los turistas en su interior, mientras empiezo a despertar del amodorramiento que me ha entrado al conseguir por fin sentarme en la estación de Nuevos Ministerios.

Es entonces cuando miro a mí alrededor y no puedo evitar sentirme como Neo tras volver del mundo real y entrar de nuevo en Matrix mientras mira por la ventanilla del coche.


Las voces a mi alrededor las entiendo y eso también me hace darme cuenta que tan solo unas horas atrás no era capaz de entender las conversación que se cruzaban en mis oídos.

Agacho la cabeza y me doy cuenta de que tengo fuera de su funda a mi “hija pequeña” por lo que recuerdo que había empezado a ver las fotos pero me he debido quedar medio dormido. Activo de nuevo el dial en modo presentación y empiezo a verlas de nuevo y con cada una que pasa voy recordando cada esfuerzo, cada lucha, cada decisión, cada experiencia acumulada, cada momento inolvidable.

Recuerdo que este viaje, llegó a nuestros tinteros el año pasado ya en Yosemite, aunque este con más incertidumbre ya que una característica de la zona de Alpes es que el tiempo puede ser totalmente incompatible con la actividad y tirarse varios días seguidos de lluvias dando al traste todo el viaje, que en este caso tan corto habíamos decidido para nuestra primera visita.

10 días? – Nos decían los entendidos – No está mal, siempre que tengáis suerte con el tiempo.

Día 25 JUL
Salíamos hacia Ginebra Alberto y yo, con tan solo el libro de las 100 mejores de Rebuffat como referencia y un montón de dudas dada la mala calidad de los croquis, que tan solo son una línea pintada en un pequeño dibujo.

Por tan solo 173€ el billete de ida y vuelta habíamos desestimado la idea de ir en mi “hija mediana” y hacernos las supuestas 15horas de coche.



Allí en Ginebra, alquilaríamos un C3 que ya habíamos concertado y que nos salía por unos 300€ los 10 días.



Pero antes teníamos que pasar el control de Barajas y conseguir con buenas artes que nos dejaran pasar los 10kg de sobrepeso que llevábamos sin pagar nada claro. Lo conseguimos sin muchos problemas con un poco de labia y cara de no haber roto un plato.

¡Esto es España!

El aeropuerto de Ginebra está dividido en dos países Francia y Suiza y para coger el coche hay que salir al lado francés. En dicho camino no deja de sorprenderme que los relojes que cuelgan del lado suizo son de marca cara.



Son las 21:09 cuando por fin salimos del aeropuerto y nos dirigimos a nuestro destino Chamonix.



No obstante y dada la hora que es decidimos parar de camino y cenar en el centro para ya ir directos a buscar nuestro lugar de pernocta.

Aconsejado por Alberto nos pedimos una comida tipica de la zona y de la que no recuerdo el nombre que resultan estar deliciosas mientras nos deleitamos con las muchachas que pasean por la zona.



Tanto es así que nuestras miradas son captadas por dos chicas que se sientan un par de mesas tras de mi.
Resultan ser españolas y de Córdoba cuándo nos presentamos y decimos de donde somos y a donde vamos.

- . ¿Y por que no os quedáis esta noche de marcha? – Increpa una de ellas – Tiene que haber cachondeo por aquí.

Alberto y yo nos miramos medio convencidos mientras vemos como la tentación nos cala hondo y nos hace dudar razonablemente. Pero tenemos pocos días para el viaje y esto implicaría que al día siguiente no haríamos nada…

Por no decir que no directamente, nos intercambiamos los teléfonos y volvemos al coche con la tentación de las dos diablesas rondando nuestras cabezas y conversaciones durante la hora de viaje que nos queda hasta Chamonix y también en los días siguientes.

Esa noche no encontraríamos sitio donde dormir y nos tocaría improvisar un vivac frente a uno de los campings cerrados.

Día 26 JUL


Al día siguiente amanece un día espectacular con un cielo azul indescriptible y la Aguja Midi saludando entre los frondosos y verdes árboles que nos rodean.



Tras un desayuno en uno de los cientos de restaurantes de Chamonix y de mirar con atención los croquis y referencias de altitud que tenemos para hacer las cosas bien y aclimatar en condiciones, nos decantamos por la que se conoce como la Aguille du Moine (“Monje” en adelante) con una altitud de 3.412m.
La vía elegida es la Labrunie-Contamine en su cara Este, con un grado de MD+ mantenido, con 400m de recorrido. Esto lo que sabíamos, el resto vendría después.

Para esta actividad teníamos que ir hasta el refugio de Couvercle (Cubieta), famoso por estar, el antiguo, construido bajo una gran losa a modo de visera protectora y que aun se mantiene en buenas condiciones a unos 100m del nuevo.
Esta aproximación requiere de unas 4h con mochilón.



Yendo con el tren cremallera (23€ ida y vuelta) desde Chamonix hasta Montenvers donde se tiene unas espectaculares vistas de los Dru con su visible gran desprendimiento.



También desde aquí se accede al comienzo del recorrido por la Mer de Glace donde miles de turistas se agolpan cámara en mano para fotografiar el poco común paisaje que les rodea.



Sin mucha dilación continuamos camino hacia las escaleras de bajada, donde nos sorprende lo exageradamente turístico que han convertido el lugar, colocando escalones de metal clavados en el fácil camino y que posibilitan a cualquiera llegar sin muchos problemas hasta el glaciar.



Siempre y cuando soporten la carga que supone bajar decenas de metros sin seguro “ferratero” alguno y con un gran patio bajo sus pies.



Descubrimos que hay dos direcciones en las escaleras, siguiendo el camino de arriba se baja y usando el de abajo regresamos al tren cremallera.



Cruzar el glaciar se hace algo pesado por el desigual terreno, pero aun así el poco desnivel que acumulas consigue que sea más llevadero.



También las espectaculares agujas que te rodean que parecen estar posando para ti, lo hacen más entretenido siempre mirando donde pisas ya que no te puedes despistar.



Tras pasar este, nuestro camino se torna a izquierdas buscando un recorrido de bloques sueltos con algunos hitos que indican la buena dirección.



Tras otra hora llegas a unas grandes paredes a la izquierda donde hay instaladas otras escaleras con unos 100m de recorrido que te dejan en la loma final.



Desde aquí las vistas son espectaculares y como vamos sin prisas nos tomamos un pequeño descanso y disfrutamos del brutal entorno.



Tras otra hora ya con mucho más desnivel, por fin se localiza el refugio de Couvercle.



Si perteneces al "Club Alpino Español" te sale a unos 39€ la noche con desayuno y cena.
Decir que esta cena no está mal, pero falla en la cantidad, sobre todo si pensamos en la actividad que se viene a realizar aquí, se hace escasa.



Hemos llegado muy pronto y la cena se sirve a las 18:30 por lo que tenemos tiempo de sobra para preparar todo el material para el día siguiente y lo más importante conseguir más info de los croquis del refugio ya que ninguno de los dos tenemos claro el comienzo y recorrido de esta dada la poca info que disponemos uniéndose a esto la poca facilidad, que comenta Rebuffat en las 100 mejores, de encontrar el inicio de la vía.



El croquis que allí tienen tampoco aclara mucho, pero al menos es una foto con la línea del recorrido…
También nos comentan unos chavales que han bajado es día de hacer la Sur Clásica, que la bajada les ha costado 4horas entre rápeles y destrepes, cosa que nos hace plantearnos un posible escape por una vía recientemente equipada en la cara Este, un poco a la izquierda de la nuestra y que otros chavales nos han asegurado van a intentar al día siguiente.
Se trata de un 6c+ de fisura, semiequipado que sigue casi en línea recta un sistema de diedros y con las reus rapelables.

Nos tenemos que levantar a las 04:00 por lo que no tardamos mucho en meternos en nuestros sacos sábana, nos sin antes echar un vistazo a las impresionantes vistas que nos ofrece la ventana de nuestra habitación como si de una postal se tratara.



Las Jorasses.

Día 27 JUL
Hacía tiempo que no me levantaba a esas horas y menos para escalar pero la sensación es la de estar a mitad de sueño y de descanso, aun así nos movemos rápido y tras un desayuno con una gran taza de café pero nada de proteína…a eso de las 05:00 estamos ya caminando hacia el glaciar del Monje, atestado de piedras que caen casi continuamente, clavándose en el hielo como si fueran tiradas en plastelina.



Efectivamente no es sencillo encontrar el comienzo de vía pero con la referencia de la otra vía de la otra cordada conseguimos encontrar lo que suponemos es el inicio en lo alto de una gran rimaya espolvoreada de restos de caídas de piedras.



De las tres opciones que tenemos de entrada, nos decantamos por la que nos parece más sencilla, engañados por la vista ya que resulta ser una canal de agua y la roca esta hiperpulida damdo al traste el libre y obligando a Alberto a darse varios paso en artificial mezclados con libre que con la mochila a cuestas nose hacen más que más complicado.



En poco rato comprobaría las delicias de llevar, las botas, los crampones, el piolet, algo de abrigo y casi 3l de agua a la espalda.
Pero lo peor no era eso, lo peor era que debido a la altura de la espalda de la mochila, el casco me topa con esta cada vez que miro para arriba y me toca torcer el cuello de mala manera para visualizar los siguientes movimientos.

¡Que rico para mi dolor de cuello!

El siguiente largo no es para menos y obliga darse unos pasicos muy majos con el aliciente de no tener clavo alguno que indique por donde es, por lo que Alberto se embarca y le toca retroceder con paso aéreo incluido.



Tras este se da otro más que resulta ser igual de estresante con pasos obligados de 6a+ protegidos con un triste Alien azul y mal metido.
Mientras estoy en esta reu asegurando a Alberto el sol empieza a dar ya por encima de nosotros calentando los neveros de las repisas y comenzando a caer gran cantidad de agua justo por donde minutos antes habíamos pasado nosotros y entendiendo porqué estaba tan lavado

Cuando llego a la reu hacemos cambio de cabo de miedo y observo que esta es de un clavo roñoso sin posibilidad de refuerzo, por lo que me planteo los siguientes metros con extrema delicadeza, sobre todo por que es donde empiezan los neveros y cae un río por el lado izquierdo, paso obligado con los pies a cada lado para poder proteger en la única zona posible, aunque con una roca costrosa que se mueve en cada paso.



Tras este tramo toca darse un montón de metros por placa, al estilo Rebuffat, hasta que por fin encuentro un clavo delator. Lo malo es que está al comienzo de una chimenea, por lo que mi IA, me lleva a meterme por esta, pero pocos metros después compruebo que me va a tocar hacerme algunos pasos divertidos ya que la mochila no me va a dejar hacerlo cómodamente.



Reservo números grandes y protejo poco pero seguro.
Tras esta decido pasarme en travesía al lado derecho donde veo posibilidad de montar una reu ya que no encuentro nada fiable de lo que colgarme.

Desde aquí las dudas nos asaltan, ya que estamos en una gran canal helada por la que caen continuamente piedras de diferentes tamaños, de la que no habla ninguno de los croquis, por la que Alberto opina que va la vía, para enlazar un gran muro del que parece haber otra canal, pero que no vemos.

Para poder llegar a la canal de manera segura me asomo y veo que quizás más arriba se pueda pasar por una grada, aunque hasta que no esté a su lado no lo sabré con seguridad.

Me paso al espolón y comienzo a subir para buscar un emplazamiento en condiciones para la reu y poder pasar al otro lado de la canal de hielo. Lo malo es que lo más fiable está bastante arriba.

Tras montar la reu sobre un par de fisuras en un par de grandes bloques, aseguro a Alberto que al poco de subir dice ver un fisu abandonado.

¿Quizás un rapel de fortuna?

Estamos en estas cuando noto algo golpeando mi casco, al principio pienso que son piedras, pero deduzco imposible por lo separado que estoy de por donde caen. Enseguida comprendo que es algo quizás peor.
La tormenta que anunciaban estaba empezando a caer en forma de agua nieve.



¡No me lo puedo creer!

Cuando Alberto llega a mi lado comenzamos a plantearnos la situación valorando las diferentes posibilidades siendo los más razonables posibles.

Lo que los dos tenemos claro es que no queremos saber lo que es un vivac a pelo en Alpes a más de 3000m de altitud, con una tormenta y en una canal de piedras sueltas del tamaño de coches amenazando caer.

No sabemos con seguridad por donde va la vía por lo que planteo un escape subiendo por la canal de piedras clavadas en la tierra por el lado izquierdo de la canal helada, buscando la posibilidad de encontrar la línea de rápeles de la vía de los chavales de al lado.



Hablamos de la posibilidad de bajar por la misma vía abandonando material, pero la descartamos enseguida por lo complicado de emplazar seguros para los rápeles y la calidad de los clavos que hemos encontrado en estas.

Seguír la vía por donde piensa Alberto que va implicaría que nos pillase a mitad de largo el tormentón y sumado además la peligrosidad de cruzar esa canal helada con la reu tan alta, aparte de que las cuerdas estarían expuestas un buen rato a la caída de esas piedras que podían quizas dañar estas.

Propongo a Alberto subir hasta arriba de esta canal en la que estamos y ver si hay posibilidad de escape. Sino rapelaríamos e intentaríamos la opción de seguir por donde pensaba que podría ser la continuación de la vía.

Hay que seguir moviendose...


Lo que no sabíamos aun es que esa posibilidad de rapel la tendríamos que descartar ya que los grandes bloques que recorremos para subir se mueven casi todos ya que están con una base de tierra que se desmenuza con sólo mirarla. Así que solo podríamos salir por arriba.

Alberto es el encargado de subir por la canal de afiladas y moviles piedras.

Continuará…

21 comentarios:

Diego dijo...

Buenas Vlady, con la miel en los labios me has dejado con eso del continuará, menudo mamón coñe, jajaja.

Oye, ¿tu mochila no tiene unos ajustes en la parte superior de cada hombrera para poder soltar cinta y que se eche hacia atrás? Son básicos precisamente para poder mirar hacia arriba sin darte con el cogote con ella.

Salu2

Historias de montaña dijo...

Qué hay Diego:

Si que lo tiene, pero separar demasiado la carga era aun más incómodo ya que me desequilibraba.

Probé también a meter la seta en la mochila (es extensible pero no quitable) tampoco funcionaba ya que el problema era la altura de la eslpada.
Luego en casa y ya con calma, he pensado que debería haber quitado la plancha de plastico que es la espalda, que se puede sacar entera y quedar como un trapo...además le quitaría peso, jejeje pero ya para la próxima. ;)

Salu2

ONA dijo...

Precioso Vladi, vaya aventuritas... a ver, a ver esa continuación!

Como siempre, magníficas fotografías.
Un beso
P

Historias de montaña dijo...

Qué hay Ona:

Gracias!
No tardaré mucho en publicar la siguiente etrega con más fotos del estilo.

Besos!

ASUNCION dijo...

JODOOOOOOO¡¡¡
PERO ALBERTO SIGUE VIVO..????? jejeje:)
QUE SIEMPRE LE DEJAS TODOS LOS MARRONES.. POBRETE.. COMO DORMIR CON CUERDAS Y ESAS COSAS...jijiji:)
BESOTESSSSSSSS¡¡

Historias de montaña dijo...

Jejeje...aquí el marrón no era la escalada en sí, sino lo que teníamos encima...y es que allí las tormentas son brutales!

Besos!

Borja dijo...

Esos Alpes!!!!
Vaya movida en la que os habéis metido... a ver cómo salis!! Aunque deduzco que bien puesto que lo estas contando...
Hay por ahí un par de fotos de quitarse el sombrero...

Historias de montaña dijo...

Qué hay Borja:

O como diría un colega, vivo que no es poco ;)

Vosotros tampoco os quedáis cortos con las fotos en vuestro blog ;)

Pendiente tengo la visita a Nepal para completar el triángulo de uno de mis proyectos.
Lo mismo te pido info y recomendaciones en un futuro no muy lejano ;)

Salu2

Antonio dijo...

Que tal Vlady, ya veo que no puedes tener una aventurilla tranquilita. Te seguiré leyendo con la barriga al sol, je, je.

Saludos

Historias de montaña dijo...

Qué hay Antonio:

Jajaja...pues si ;)

Echate crema que la barriga no está muy acostumbrada al sol ;)
Disfruta!

Nos vemos!

Salu2

Fer dijo...

Bien empieza esto. ¿Segunda parte?
Slds

HERMANOS CANO dijo...

Hola Vlady, como andamos?

Pues si, parece que estuvimos por Alpes en la misma época, me encontré con uno de los compis de Yosemite en el Ag du Midi, nosotros estuvimos en los Cosmicos una semana.
Espero que echases buenas panoramicas a las Jorasses que desde el refugio se ven estupendamente.

Haber si coincidimos pronto, un saludo, Juanjo.

Vlady dijo...

Qué hay

Fer: Para la semana que viene la siguiente entrega ;)

Juanjo: Parece que como el año pasado muchos hemos coincidido en la elección de zona ;)
Nosotros nos movimos por varias zonas para aprovechar a conocer un poco casi todo.
A ver si para el año que viene estamos en contacto que lo mismo también coincidimos y al menos nos tomamos una birras ;)

Salu2

Oriol dijo...

Weee Vlady!! Como siempre me encantó leerte... y leyéndote debo confesar que en ciertos momentos es como si yo mismo hubiese estado también allí!! ... Que (¿Casualidad?!!) ahora ya sabes tu que si que estaba! juaaaa.
Prfff... algunos mismos días y mismo camping!! Juerggg

En fin... lo dicho: El próximo año nos comentamos antes, ok? Jajaja.. a ver si a más a más de compartir lluvias y lecturas de blog... podemos compartir también una cenika de queso Gruyere... :)
PD. Lo de quien paga.... ya lo hablamos tras las clásicas... que luego se hace más fácil pactar, jejeje!

Quo …hojeando reseñas de la Pedri para invierno!!!

Karracolina dijo...

ahorita mismo me estoy leyendo "Los conquistadores de lo inutil"......

Mariano J. Bes dijo...

En cuanto a la mochila, cuando hace poco me compré una de ataqué quería que sirviera para escalar, si más adelante vuelvo a ello, y por eso tras mirar bastante pillé esta, por la libertad de movimientos en el cuello, además de su calidad general en la construcción, su uso en diferentes casos, desde un trekking hasta una invernal por su adaptabilidad: 20+20 litros...

http://blog.teamgearedup.com/2007/08/lowe-alpine-extreme-attack-2020.html

http://www.youtube.com/watch?v=IefuLFvFGt4

http://www.outdoorsmagic.com/news/article/mps/uan/4441

http://www.backcountry.com/outdoorgear/Lowe-Alpine-Extreme-Attack-20%2B20-Backpack-2400cu-in/LWA0046M.html
http://www.alpinist.com/doc/web07-08w/ms-cbr-lowe-alpine-extreme-attack-20

http://www.trailspace.com/gear/lowe-alpine/extreme-attack-20+20/

HdM dijo...

Qué hay:

Oriol: Pues si macho. Una pena no saberlo antes para vernos. Para el año que viene pondré en el blog fechas y lugar con antelación para ver si coincidimos ;)
Avisa con tiempo para esa vista pedricera invernal eh! ;)

Karracolina: Como van esas batallas triatroleneras?
No me he leído aun el libro que dices, aunque si que me lo han recomendado varias personas. Quizás mi próxima lectura? ;)

Mariano: Esta mochila en el fondo no fue elección mía ya que ha sido la que me mandaron los de Millet tras enviarles la Mygal 47 que estaba defectuosa.
En cualquier caso mi intención era una de 50L/47L para que fuera más usable para otras actividades.
Estoy muy contento con la mochila, pero tiene ese inconveniente que seguramente evitaré con el tema de sacar la espalda. A ver si lo pruebo más adelante.
La que me enseñas tiene una pinta estupenda y parece ultra técnica, aunque no es la idea que estaba buscando.

Salu2

tortuga dijo...

Buenas Señor, escribe, escribe por dios no me dejes con la intriga.
Envídia que me das, increible viaje y alucinantes paisajes, algún día tendré que ir para allá aunque sea para ver las agujas desde la ventana.
Un saludo y suerte.

Historias de montaña dijo...

Qué hay Tortuga:

Ya está en el horno la segunda entrega a falta de unos detallines...

Seguro que vuestras vacaciones también son envidiables ;)

Atento estoy a lo que conteis!

Salu2

Karracolina dijo...

Pues ahí sigo,dando un poco al tri... aunque la montaña no la dejo...no..no....
Leelo leelo que te recordará tu aventura.....salvando las batallitas alemanas!!!!

Historias de montaña dijo...

Ya me has convencido...el próximo día que vaya por Madrid me acerco a por el ;)

Besos!