13 de noviembre de 2017

CLIMBING SOCKS DE Y&Y (MATERIAL)

Si eres un escalador habitual de la Pedriza sabrás que estamos empezando la temporada en la zona ya que llegan los frescos días de Otoño. Y con ellos ciertas sensaciones olvidada por el reciente calor pasado.
Una de ellas es la de ponerte los gatos por segunda vez en el día y comprobar que el sudor se ha enfriado y al meter el pie de nuevo te dan los 7 males.

En ese momento piensas en ponerte un calcetín pero los que te has traído son muy gordos y es imposible calzarte los gatos con ellos puestos.

Por suerte los chicos y chicas de Y&Y junto a un experimentado fabricante de calcetines han creado la solución para ello. Unos calcetines para llevar puestos con los pies de gatos.


Es de suponer que si vamos con los gatos “de matar”, donde no nos entra ni el bigote de una gamba no podremos usarlos, pero si son los gatos habituales para hacer deportiva asequible, bloque no extremo y vías de varios largos será un compañero inseparable.


Para las pruebas lo he usado en las tres modalidades y con diferentes temperaturas y he de reconocer que me han sorprendido gratamente.


No obstante en donde me han dado mejor resultado ha sido en días fríos con vías de varios largos, donde la importancia de tener los pies calientes con unos calcetines que además expulsaban el sudor hacia el gato y dejaban los pies secos.


Una cosa a tener en cuenta es la talla, ya que en mi caso tengo un 41 de calle y suelo usar calcetines bastante por debajo de esa talla para evitar que se me hagan arrugas y posteriores rozamientos y en este caso los que me quedan bien son los de la talla XS.


Pude probarme los de la talla S, pero no tenía sensación de ajuste preciso, quizás por lo que comento de que yo suelo llevar calcetines de la talla 35-37.


No obstante nada más ponértelos descubres que se ajustan al pie de una forma especial. No es que apriete, más bien es que se adaptan a la forma del pie, debido seguramente a que es un calcetín que diferencia entre el izquierdo y el derecho.


Algo que mejoraría además de tallas aun más pequeñas es que el calcetín tapase el tobillo un poco más para así aumentar la protección en esta zona, a nivel rozamiento y a nivel frio. No obstante como está ahora es justo lo que se necesita.


Por todo ello se lleva el sello verde del blog.

6 de noviembre de 2017

GUIRLES-CAMPOS AL YELMO (FAMOSAS Y POLÉMICAS)

Otra famosa y polémica en esta etiqueta.

Una de esas vías que pocos repiten más de dos veces por su carácter y que por suerte mantiene el mismo desde su apertura en un día de otoño de 1974 por los incansables Daniel Guirles y Luis Campos.

Al pie de la vía Guirles-Campo del Yelmo

He hecho esta vía un par de veces y en ambas ocasiones he alucinado con la pericia de estos escaladores que la abrieron desde abajo cuando ya se empezaba a abrir desde arriba colgándose de reuniones premontadas.

Como pasa con varias de las vías que surcan este rico y otros abiertas en los 60/70, los seguros están donde es más sencillo y uno se puede parar a meter un buril a mazazos. Ello hace que en varios de sus largos corra una ventolera entre seguros fijos que obligará a templar los nervios a pesar de su “baja” dificultad.

Como decía la he escalado un par de veces. Una en 2008 y otra en 2013.

El segundo largo visto desde la reunión
Chapando el primer y unico seguro del largo

No creo que la repita una tercera, pero no lo descarto.

La vía recorre la parte central de la cara Sur de El Yelmo buscando las debilidades de la roca.

Esta definición podría valer para cualquier otra vía clásica de la época pero en esta ocasión lo es más, ya que según cuenta uno de los aperturistas en el libro Pedriza, Historia de 32 sendas de la vertical de César Castro, hicieron fotos de la pared y la estudiaron con lupa para encontrar por donde era mejor el recrrido.

Auténticos visionarios.

El hecho de abrir desde abajo supuso un montón de opiniones sobre si la vía debería llevar más seguros, debido a que había mejores métodos de equipar una vía desde arriba.

Siempre he pensado que es importante como se abre una vía y más importante es que los reequipadores mantengan ese carácter.
Es muy posible que muchas vías por ese motivo hayan caído en el olvido por ser demasiado expuestas, pero es el pecio a pagar por mantener el carácter de una apertura nueva.

Por suerte, cuando se reequipó, se dejó de la misma manera (que yo sepa) y se sustituyó 1x1.

De las dos veces que la he escalado, en la primera hice un croquis algo catastrofista advirtiendo de que una caída en esta vía podía ser mortal…quizá me pasé un poco, pero está claro que en aquel momento era la sensación que tenía al alejarme de las reuniones y navegar hasta llegar al siguiente seguro que a veces era la lejana reunión.

Croquis hecho en 2008 tras escalar la vía por primera vez

Cuando repartieron los poderes, el de la buena memoria no me tocó, aun así, en esta vía recordaba exactamente dónde estaba cada seguro y cuantos había, por un sencillo motivo: solo había 8 seguros fijos en los 5 largos que tiene y 4 de ellos están el primer largo.

Material usado durante la segunda vez que la escalé

Se podría pensar que 8 seguros son suficientes si la pared permite asegurarte con friends y fisureros pero tan solo te permite meter algo, en condiciones, el 4º y en el primero.

La vía en sí es una maravilla para la época (y en la actualidad) y aunque seas un escalador de grado alto en adherencia, cuando la hagas por primera vez alucinarás como todo aquel que la ha escalado.



Por si te has quedado con ganas de más aquí un enlace histórico de la época

30 de octubre de 2017

GRIGRI+ (MATERIAL)

Review que muchos estábais esperando y que supongo solucionará las dudas sobre sus novedades y vuestras decisiones de adquirirlo. Hoy os vengo a hablar del Grigri+.

El Grigri+

Desde hace varios años estoy usando el Grigri2 y desde hace más de 18 años el Grigri 1
Este último, que salió hace más de 20 años, es “inmejorable” ya que combina tres cosas fundamentales en un aparato de escalada: Seguridad, facilidad de uso y durabilidad.

Con la llegada del Grigri2, se redujo el peso y el volumen además de adaptarse a los nuevos diámetros de cuerdas.
Adquirí varios para mi trabajo como Técnico Deportivo de Escalada de nivel 2 y en poco tiempo de intensivo uso descubrí lo que muchos ya me habían comentado. El rozamiento de la cuerda en la placa producía un desgaste que afilaba los bordes del agujero de manera preocupante.

Detalle del desgaste por rozamiento de la cuerda del Grigri2

Hace unos meses, cuando lo sacaron, tuve la suerte de poder tener en mis manos el nuevo que llamaban Grigri+ y sus notorias modificaciones hicieron que me animara a probarlo y hacer esta review que estás leyendo.

Comentar que no he sacado este post antes porque quería ir antes a la presentación práctica que estaban haciendo los de PETZL en España, que comenzaba en SpuntnikClimbing.

En la presentación práctica de PETZL

Así que la tenía parada para saber, de mano de sus creadores, los detales que se me escapaban como usuario. Como el modo especifico de sujetarlo, que en un principio puede parecer algo ortopédico, pero luego resulta sencillo de poner en práctica a los pocos usos.

La forma correcta de coger el Grigri+ según PETZL

Cuando tuve el mío en la mano, enseguida comencé a ver los cambios de diseño que le habían hecho respecto al Grigri2.
Como por ejemplo que ya no está ese agujero que tenía en la placa.

Grigri2 a la izquierda y Grigri+ a la derecha

El añadido de placa de acero para evitar ese feo desgaste.

Detalle del refuerzo de acero en la placa para evitar el desgaste por rozamiento de la cuerda

La sustitución del labio por una zona mucho más corta y redondeada.

Detalle del labio. Izquierda Grigri+ derecha Grigri2

El detalle del hueco para poner el nombre del dueño y así evitar las clásicas confusiones.

Detalle interior del Grigri+ con su espacio para poner el nombre

La modificación de la parte de atrás de la placa quitando ese trozo doblado y por último y no menos importante, el aumento del sitio donde apoyar el dedo para dar cuerda rápido.

Detalle de la parte trasera donde se aprecia la clara modificación de la placa y la forma de la leva
Izquierda Grigri2 derecha Grigri+

Tras usarlo durante varios meses, y poder probarlo con los profesionales de PETZL hace unos días, estas son mis impresiones.

Lo bueno:
Lo primero a destacar es el sistema “antipánico”, que aunque no es tan eficaz como el de un ID, resulta muy interesante ya que consigue dar un toque de atención al asegurador que pretende, por error o a sabiendas, bajar demasiado rápido al escalador.

Momento en el que el sistema antipánico se activa

Y digo un toque de atención porque en realidad, si el asegurador así lo desea solo tiene que continuar bajando la palanca una vez el sistema ha saltado.

El sistema antipánico "violado"

La idea es buena pero aun necesitaría, bajo mi punto de vista, una manera de evitar que esto se pudiera hacer hasta que le asegurador no vuelva a cargar el sistema, echando la palanca hacia delante del todo, como ocurre con el ID.
De este modo, en el supuesto caso de que el asegurador se tropezase cayendo de espaldas por no mirar atrás, tirar de la palanca por inercia hacia atrás y el escalador llevarse al menos un susto (lo he visto varias veces), se evitaría.
Con este sistema “antipanico”, al que yo llamaría con el poco comercial nombre de “el toque de atención”, no solucionaría este problema.
Lo segundo es su sistema de cambio para asegurar a un primero y el toperope/polea.

Detalle de la ruleta para cambiar la posición de la leva

Sencillo y rápido de cambiar y entender, el que además se puede bloquear para evitar un cambio accidental por parte del asegurador.

Detalle del sistema para bloquear la ruleta

El sistema es tan sencillo como girar una rueda que cambia de posición la leva de frenado consiguiendo que en la posición de toperope/polea, la leva frene y se levante en cuanto pretendamos dar cuerda. No es que no se pueda dar cuerda, es que aumenta el rozamiento y por eso se frena. Para dar cuerda basta con sujetar la leva con el pulgar y esta pasará sin problemas. De este modo damos otro toque al asegurador de que tiene que estar atento al dar cuerda.

Usando el Grigri+ asegurando a un primero

En la posición de escalada de primero el sistema funciona igual que los anteriores modelos.
Ambas posiciones se pueden dejar fijas apretando con algún objeto fino y rígido como la clásica tapadera de bolígrafo, clip desdoblado, etc.

Lo mejorable: 
Como decía en el anterior apartado, el “antipanico” o “toque de atención” es “violable” y no evita que el asegurador cometa el error de dar cuerda hasta el final y sin control, bien sea por desconocimiento o por un resbalón. Creo que esto es mejorable y se podría hacer como ocurre con el aparato de la misma marca y usado para trabajos verticales llamado ID.

El ID de PETZL

El ID lleva un antipánico “de verdad”. Si te pasas dando cuerda este se “descarga” y te obliga a ponerlo en la posición inicial de descenso hasta “recarcarlo" y continuar la bajada. No hay posibilidad de error salvo fallo mecánico lógicamente.

Lo otro mejorable es el sistema de bloqueo de posición de la leva para asegurar a primeros o en polea/toperope. Durante la activiad con PETZL en el rocódromo de Alcobendas, el experto se sacó del bolsillo una tapa de bolígrafo para desbloquear el sistema…al verlo me quedé muy exrañado ya que demuestra que no han encontrado un sistema para bloquear y desbloquear la posición de la pieza.

Detalle del sistema para desbloquear la ruleta

Como idea para solucionar esto, que tan solo añadiría unos gramos al Grigri+, se me ocurre que se puede hacer un orificio en alguna de sus partes más sólidas e insertar un pequeño y suficientemente fino y resistente trozo de metal que lleve enganchado un cable retractil, por ejemplo, para que quede dentro del orificio, lo suficientemente largo para poder realizar esa operación, evitando así tener que llevar una tapadera de bolígrafo en el bolsillo para cambiar el bloqueo en un aparato que te ha costado 90€.
Otra opción es eliminar este sistema de bloqueo ya que es, en mi opinión, poco importante y que será pocas veces utilizado.
Por otro lado, comentar qué en mi caso, cuando lo accioné, por algún motivo que desconozco no conseguía volver a ponerlo en su posición de desbloqueo a pesar de mi insistencia metiendo un clip desenrollado por el otro lado como indican las instrucciones.
Tras varios intentos y pensando ya en que estaba defectuoso conseguí ponerlo de nuevo en su posición.
Por miedo a que se me quedase en esa posición no lo he vuelto a poner en modo bloqueado.

Conclusión:
Bajo mi punto de vista, el Grigri+ está muy orientado al usuario neófito y para dar cursos de iniciación, rocódromos, etc, donde es más práctico. Y no tanto para los que ya disponen de uno, aunque que lleve la placa de acero integrada hace de él una opción interesante respecto al Grigri2 y su temprano desgaste.
Con mejoras como la de añadir un espacio en el que integrar un pincho que sirva para bloquear y desbloquear el sistema sin tener que llevar otro elemento en el bolsillo como una tapa de un bolígrafo, como vi que usaba el experto de PETZL para dicha maniobra, el aparato en si me resulta muy interesante y merecedor de llevarse el sello verde.


3 de octubre de 2017

IDEA PEREGRINA 2 (LA CAMORZA MENOR ESTE)

Antes de nada, informaros de que el concurso se ha declarado desierto debido a la falta de participación, supongo que por la dificultad y exigencia de este, por ello no voy a sacar un post especifico y paso a contaros esta nueva actividad que hice el día 29 de septiembre con Yago.


Quien haya estado en el Gusarapo escalando es muy posible que haya reparado en el marcado espolón de la Camorza menor, conocida por las placas equipadas de su cara casi Norte.
Y si eres como yo, te habrá pasado por la cabeza subir por ahí, pero la incertidumbre ha hecho que no te animes a ello.


Esta era la primera actividad, en condiciones, que hacía desde que nació León y tenía muchas ganas de cumplir con este antiguo proyecto que me rondaba la cabeza desde hacía tiempo.

Sabía que la actividad iba a ser más trepar que escalar ya que la inclinación solo ofrecería algunos tramos con escalada casi buscada, pero luego nos sorprendió, a Yago y a mi, que no encontrásemos pasos muy chulos y merecedores de ser contados por si alguien quería animarse a subir por aquí ya sin tanta incertidumbre.

Decir que somos los primeros en subir por aquí sería demasiado egocéntrico. Algo tan evidente tenía que haber sido inspeccionado por los curiosos ojos de algún escalador en el pasado.

Para preparar el recorrido aprovechamos las mejoras en el actual Google Earth que tiene una calidad sorprendente, al menos para poderse hacer una idea de lo que nos íbamos a encontrar, aunque al no disponer de detalles en relieve de los bloques solo era algo orientativo para poder subir con ciertas garantías de éxito.


Cuando nos vamos acercando, no podemos evitar pararnos a recordar “Idea Peregrina (1)” que hicimos hace ya tres de años.


En esta ocasión el plan es similar: Intentar subir en línea recta hasta la cumbre de la Camorza Menor subiendo por su marcado espolón de la cara Este.

Bastante diferente, esta nueva “Idea Peregrina” no tiene tantos metros de recorrido y de desnivel. Por el contrario, requiere de mayor astucia porque seguir un camino recto lo hace más complejo por  algunos tramos, no por el posible grado de dificultad, sino por los arbustos y zarzas que nos encontraríamos en nuestro camino.

De otra vez que he estado por este lado de la Camorza, cuando estaba sacándome el título de TD2 de Escalada, recordaba que tenía un acceso sencillo desde las casas que lindan con el rio y con la Ermita de Peña Sacra.


La memoria me da una alegría y encontramos el acceso a la primera.
 Para ello y si queréis repetir la actividad hay que dirigirse a la Calle Virgen del Puerto 13 donde hay una valla que tiene un paso y un cartel del parque del color azul.


Desde aquí seguimos el poco marcado camino en dirección Norte paa bordear unos peñascos y cambiar de dirección yendo hacia el Sur hasta dar con las enormes placas divididas por una canal poco profunda.


Esta parte se hace caminando por las rampas que en algún tramo se inclinan lo suficiente como para ir con cuidado (IIº).


Guiados por esa rectitud, tras unos 100m llegamos al primer paso “obligado” que decidimos hacer encordados aunque con las zapatilas FiveTen en vez de los pies de gato.


El terreno es arenoso, con algunas zarzas, pero sencillo de proteger y escalar.


Calculamos que el grado no pasa de algún paso aislado de Vº pero en su mayoría IVº.


Yago es el encargado de este largo de unos 25m hasta donde monta reunión.


Aquí cambiamos “el cabo del respeto” y comienza mi largo, corto y muy bloquero.

Comienzo por un paso de V+ expo ya que si fallas inevitablemente caes en la repisa donde Yago esta, porque es justo el paso de salida para incorporarse a un pequeño espolón.
Lo siguiente es otro paso de esos altos que si ers bajoto debrás hacerlo dinámicamente.
La falta de posibilidad de asegurarlo, hacen que me decida por bordear el bloque por la derecha según se mira el espolón.

Esto obliga primero a destrepar un poco y luego subir por un corto OW al que le gustan los pantalones largos y si no los llevas las rodillas y tobillos.


Una vez superado llega otro paso para altos. Yo lo hago dando un salto entre ambos bloques.


Al llegar al otro bloque descubro que hemos llegado a lo alto de un grupo coronado por una piedra caballera que forma dos puentes de roca en su base. Desde aquí hay que rapelar o hacer un expuesto destrepe de unos 5m.

Montó reunión laceando el puente de roca más cercano a Yago y le aseguro.


Una vez arriba ambos, decidimos rapelar desde el otro puente de roca que queda al otro lado, en dirección a la ascensión del espolón.


Desde aquí ya vemos las placas de la cara Norte, lo cual nos indica que estamos casi a la mitad de la cima.


Por aquello de la redundancia aseguramos la cinta tubular que abandonamos con friend del nº 2 de Camalot para el que baja primero y prueba el rapel. En este caso Yago.


Yo bajaría solo con la cinta.


Cuando estamos abajo descubrimos que el siguiente tramo de frente esta obstaculizado por un grupo de árboles que nos impide pasar por la debilidad de la pared. Por ello decidimos bordear por el lado derecho donde descubrimos una reunión equipada.


Se trata del final de la vía de más a la izquierda de la placa llamada “En peores plazas hemos toreado” según la biblia.

Desde aquí comienza una manta de musgo gobernada por una fisura ciega, por la que decido subir.


A lo lejos, muy a la derecha, se puede ver una chapa, a unos 10m de donde estamos y sin posibilidad de colocación de seguro flotante alguno.

Sin mucho pensar (Less thing Climb more) me “lanzo” a la aventura, a por esa lejana chapa.

Calculo que los pasos no superan el V+ pero la manta de musgo lo hace bastante expuesto y algún sustillo en forma de resbalón me pone en mi sitio…pero más abajo.


Al llegar a la chapa veo que es un spit.
Más tarde ya en casa vería en la biblia que se trata de la vía “Al Loro que me desadherencio”…si como el blog de Diego y Laura!

Otro seguro poco seguro

Desde aquí se pone algo más sencillo pero la manta de musgo sigue latente hasta la reunión que descubro más arriba. También de spits, pero con doble argolla.

Por aquello de poner algo más, pero como es obvio si saltase la reunión completa el saque al Alien sería brutal

Según guía son de 1999, pero el óxido ya se ha poderado de ella y ofrece dudosa confianza, por ello “refuerzo” en la única posibilidad que hay cercana ya que es una reunión semi-colgada.


Desde aquí y una vez Yago en la reunión cambiamos la cabeza de cordada y se adentra en lo desconocido.


Pero antes tiene que pasar lo que consideramos mayor dificultad de Idea Peregrina 2.


Se trata de una bavaresa de 6a de autoprotección con repisa cercana y por lo tanto sin posibilidad de fallo.

Yago tras darle unos tientos decide irse por el lado izquierdo y dejarme a mi probarla de segundo.


De nuevo otro collado con árboles obstaculizando la debilidad de la pared.


Hacemos una trepada arrastrando la cuerda pero sin asegurar unos 15m hasta encontrar otro colladito del que aseguro a Yago.

Este se hace casi 35m con solo un tramo de fisura escalable y destrepes entre bloques.


Desde donde se para parece verse la cima de la Camorza Menor.


Tras enfrentarme a una pequeña trepada de IVº descubro que se trata de una antecima llena de pasadizos que te llevan a ver la cima principal que está pasada una marcada canal a 35m de Yago.


Aseguro a hombro a Yago, ya que es sencillo y sin posibilidad de caída, y desde esta antecima recogemos cuerda, repartimos equipo y nos vamos a la cima en sí.


Haciéndonos la foto de rigor y dando por finalizada la escalada de Idea Peregrina 2 con 5h de ascensión, 433m recorridos y un grado máximo de 6a.


Disfrutamos de las vistas durante un rato.


Y bajando raudos al coche para luego darnos un pequeño homenaje en el primer bar que encontramos abierto.


¡Qué la disfrutéis si o animáis a repetirla!