24 de julio de 2017

FORTY-FOUR (CUMPLEAÑOS)

Cada día de mi nueva vuelta al sol, me gusta hacer un recordatorio de lo pasado para dar las gracias a quién me ha acompañado en lo vivido y a todos los que han participado para adquirir cada experiencia nueva.

En esta ocasión esas “gracias” no las voy a personalizar pero si las voy a representar mediante una imagen que conseguirá que esas personas, al verlas, reconozcan ese momento y esas sensaciones que vivimos juntos durante ese instante.

Es muy posible que no sean las mejores fotos de aquella actividad, pero todas tienen algo en común, y es que a quién sale en ellas le traerá un buen recuerdo.

¡Ahí van las gracias para todos vosotros y vosotras!









17 de julio de 2017

VÍA PEDRO RAMOS, EL PÁJARO, PEDRIZA (FAMOSAS Y POLÉMICAS)

Abro con este post una nueva pestaña, que he decidido llamar “Famosas y polémicas” pero tranquilos, no se trata de mujeres operadas hasta los pies y que cobran por contar sus miserias en los medios de comunicación, sino de vías clasicas que por algún motivo han generado polémica ya sea por su equipamiento/desequipamiento o por contener alguna caracteristica que generó esa fama.

Comenzamos con una de las vías con más historia de la Pedriza. La vía Pedro Ramos de la cara Sureste de El Pájaro.

El Pajaro visto desde Cantocochino, con un buen teleobjetivo

Esta vía fue la tercera abierta en este risco, cuando solo tenía la Normal de la cara Norte y la Clásica de la cara Sur.

Uno de los pasos de acceso al pie de vía (IVº) que conviene asegurar

El nombre de la vía lo pusieron los compañeros de apertura, Miguel Ángel Herreros y César Pérez de Tudela, al que falleció pocos días después de abrirla junto a ellos a consecuencia de una deshidratación severa. Y es que se abrió en estas mismas fechas en las que estamos ahora, pero en 1959, en plena ola de calor.

Corto primer largo (IV+) en el que conviene ir bien de coco ya que no se protege hasta pasar varios metros

Es la vía que más veces he subido en El Pájaro (a día de hoy calculo unas 20), bien con amigos o con clientes y es que, para mí, de todas las que he escalado en este risco, que son unas pocas, esta es la más recomendable por ser exigente, tener un trazado ingenioso y ningún largo desmerece ya sea por lo histórico, por lo bonito o por lo expuesto de este.

Preparando el segundo largo, el más dificil en grado de la vía (6b/A0), para el compañero

Si queréis estar solos en la pared y tampoco queréis pasar del 6a+ obligado, esta es la vía perfecta.

Curiosamente, con el paso de los años, desde su apertura en el verano de 1959, los largos más famosos, se iban disipando con la aparición de los nuevos materiales y sobre todo de los pies de gato modernos.

A lo Van Damme en el primer paso de la Columna de Hércules 😋

Antes, el tercer largo, con su espectacular y aérea Columna de Hércules, fue el problema a superar durante la apertura y las siguientes repeticiones, no sin su polémica, por la clásica guerra de egos y discusiones infinitas sobre la seguridad y los primeros que pasaron por ella solo con algún clavo mal puesto.

La polémica Columna de Hercules vista desde dentro, con su único seguro fijo muy arriba (V+)

Ello hizo que en sucesivas repeticiones se instalaran varios spits que fueron eliminados para dejarlo como estaba en su apertura, aunque finalmente y con el paso de los años reinó el sentido común (que es el sentido menos común de todos) y se dejaron tan solo un seguro fijo (ahora parabolt).
Ahora, al pasar por la vía, además de los clásicos picados para hacer más asequible su paso con calzado de la época, se puede ver ese sin sentido de poner y quitar maltratando a la roca que no tiene más culpa que haberse topado con el ego del ser humano que lo destuye todo.

El compañero en el primer paso de la Columna de Hércules

Aun así, la vía dispone de varios clavos, sobre todo en su segundo largo, que hacen más llevadero este interesante y divertido tramo.

El rappel desde la cima a la cara Norte

Entre todos los largos (6), incluidos los que coinciden con la Sur Clásica, solo dispone actualmente de 4 chapas y 5 reuniones con desculgue.

Rapelando la Normal para luego bordear por la Oeste hasta la Sur donde se suelen dejar las mochilas

Advertir que en muchas ocasiones no se puede proteger durante varios metros, ello hace de su escalada una verdadera aventura en la que no podrás evitar recordar lo intrépidos y recios que eran en aquellos maravillosos años en los que todo estaba por descubrir y solo los valientes y los que conseguían sobrevivir recorrían por primera vez estas a veces no tan lógicas líneas.

Croquis hecho tras la primera vez que escalé esta vía junto a Asun



Bibliografía recomendada: Pedriza Historia de 32 sendas de la vertical de César Castro

10 de julio de 2017

EQUIPO DE ENTRENAMIENTO MAX GRIP DE MAXCLIMBING (MATERIAL)

Al contrario de lo que pueda parecer, un guía de escalada en roca entrena más durante el invierno y la pre-temporada que durante la temporada. El motivo es sencillo: Es cuando dispone de tiempo.
Mientras, tiene que mantenerse con salidas esporádicas a roca y rocódromo. El resto del entrenamiento debe hacerlo en su casa.

Mi entrenamiento es variado y este sistema que os muestro, es otro más que he añadido ahora que disfruto de jardín.

El Max Grip de MaxClimbing


Para empezar a usar estas presas lo primero es encontrar un lugar donde colgarlas.
No trae sistemas de anclaje pero sí los cordinos, ya atados, y unos eslabones con un sistema de ajuste que al menos yo no he usado porque entiendo que es para regularlos en altura.


En mi caso ya tenía un sistema de suspensión, en uno de los árboles, donde suelo coloca una barra de dominadas unas veces y otras una hamaca para las siestas 😋

Por ello, con un par de mosquetones a cada cuerda, lo anudé a la misma altura y me fue suficiente para comenzar a entrenar.


Llevo usando el sistema desde hace un par de meses y estas son mis impresiones.

Tras ver algunos vídeos entendí que la cosa iba a ser de ir poco a poco ya que hacer dominadas desde cada agarre es algo que hay que ir entrenado poco a poco para evitar lesiones por querer progresar demasiado rápido.

En los vídeos la mayoría de los ejercicios constan de movimientos con bloqueos arriba, cosas que no he llegado a hacer durante estos 2 meses de uso, por lo que no puedo opinar sobre ellos.

Lo que he estado haciendo, sobre todo, son series de dominadas con los dos agarres a la vez y en la misma posición. Mi intención es variar la posición de los agarres (un agarre diferente en cada mano) para el próximo mes, que en el fondo es lo más natural en escala en roca.

El orden y combinaciones que he hecho con los diferentes huecos que tiene son estas:

 Posición 1

 Posición 2

 Posición 3

 Posición 4

 Posición 5

Para el calentamiento uso las gomas para los antagonistas que os enseñé hace unas semanas, además de diferentes movilizaciones de articulaciones con pesas de 2,5kg en cada brazo.

7 rep. y 1s. por posición, con descanso de 1min entre las tres primeras y 2min entre la 3º, 4º y 5º

Dependiendo del día, en ese tiempo de descanso, añado una serie de 10 fondos lentos.

Termino con estiramientos clásicos, una hora después de haber terminado los ejercicios para evitar romper más fibras de las necesarias por la tensión de los músculos.

Conclusión:
Una combinación de agarres muy bien pensados, en una sola pieza, sobre todo para aprender a coger regletas y a entrenar los dedos para ello.

Posible mejora:
Como mejora le añadiría un protector de plástico a la cuerda que pasa por dentro la pieza. Aunque el interior esté lijado para que no se desgaste, la cuerda roza arriba, en la parte lateral, haciendo que en posiblemente poco tiempo se desgaste debido a los giros que se producen de manera natural al usar la presa en diferentes posiciones.


Por último, se echa en falta unas instrucciones, sobre todo para usar los eslabones con los cordinos.

Por cumplir con las espectativas de lo que ofrece y a pesar de esa pequeña posible mejora para aumentar la durabilidad del cordino, se lleva el sello verde.

3 de julio de 2017

ENTRE EL ANTES Y EL DESPUÉS (ROAD TRIP BÉLGICA-ESPAÑA, CON PARADA EN FONTAINEBLEAU, FRANCIA)

Hay viajes en los que sabes habrá un antes y un después. Como si de alguna manera fuera un ecuador de tu vida.
Ahora que ya peino canas (desde hace unos años) intento vivir la vida sin prisa. He aprendido que no hay que tener prisa porque lleguen las cosas. El tiempo nunca se para y con paciencia se consigue todo.
Eso no quiere decir que dejo de intentar conseguir mis sueños, tan solo que me dejo llevar por la situación y sé que todo llegará a su debido tiempo, pero no dejo pasar la oportunidad porque también sé que muchas de ellas no volverán.

Es ahora, en este momento. Entre el antes y el después.

Este nuevo road trip en el que me he metido no es un viaje de escalada al uso. Es más bien una visita familiar que además es práctica.

Me explico un poco.
Me ofrecí para traerme un coche desde Bruselas, donde vive parte de mi familia, del que se querían deshacer, para darlo de baja en España. De paso, el vehículo lo llenaría de artículos que me regalaban y que ya no usaban, para el próximo gran cambio en mi vida.
El plan era sencillo: Iría en avión y volvería en coche.


Día 19 de junio
Como estaba previsto, cojo el vuelo a eso de las 10:30.
Con Ryanair que es lo más económico que encuentro y con una sola maleta en la que por supuesto van entre otras cosas unos pies de gato.
La última vez que viajé con ellos fue hace 5 años y no fue del todo bien. Veremos en esta ocasión qué tal.
En esta compañía solo dejan meter, en la cabina, hasta un número determinado de equipaje de mano. Tengo la “suerte” de que por tan solo dos personas me toque bajarlo a la bodega del avión.


Por suerte soy un tipo previsor y llevo una mochila plegada dentro de la maleta para poder meter lo imprescindible para el viaje de 2h30min hasta Bruselas.


El roaming ya está activo para toda Europa desde hace unos días y espero que me funcione para poder contactar al llegar y que me recojan.


No me funciona 😒

Aun así al final lo consigo y tras unos tensos minutos intentando recordar lo poco de francés que sé, llegan a recogerme.



Día 20 de junio
Este día lo pasamos de visita turística al Consejo Europeo, incluida la comida.

Aquí, esperando a que lleguen los malqueda de los presidentes y ministros

Allí además me encuentro de sorpresa con un amigo que trabaja por esto sitios! Casualidades?


Visita rápida pero eficiente.

 A lo Alain Robert…pero no me traje lo pies de gato que si no.


Día 21 de junio
Me despido de mi familia tras cargar el coche hasta los topes de esos artículos jugando al tetris con cada pieza y comienzo mi roda trip de dos días.


La primera parada oficial la quiero hacer en un lugar mítico a pesar de que me desvío unos 100km del recorrido que me llevaría más recto hasta España.

Fontainebleau…

No llevo colcho para las posibles caídas, pero en un lugar como este espero encontrar a gente que me deje caer en las suyas.

Sorry, Can I try the Boulder?

Con lo que no contaba es que justo en estos días estábamos en una ola de calor de esas históricas y no hay absolutamente nadie en la zona.

Un compañero de trabajo francés, cuando le dije que iba a pasar por allí y que solo tendría unas pocas horas para visitarlo me dijo que sin duda fuera al Elefante.

Aquí hay bloques chulísimos, cerca del coche y además muy altos

Con esas indicaciones hice una búsqueda en la internet y encontré un algo antiguo mapa de la situación del Elefante.


Para ello hay que llegar al pueblo de Larchant.


En este pueblo seguir los carteles que indican al Elefante.


Y en poco menos de 1km llegar al parquin que queda antes de la fuente que está a la derecha.


El mapa que llevo dice que está en más adelante de la fuente y a la izquierda, pero en realidad no es así, ya que parece que han hecho recientes cambios en la zona.

En la siguiente captura de GoogleMaps os marco donde está la zona del elefante.


Tras aparcar en el primer parquin que encuentro, según vengo del pueblo de Larchant, y apagar el aire acondicionado, salgo del coche y vuelvo a la realidad en lo que se refiere a temperatura.
El bochorno es brutal. Tanto es así que me viene flases de cuando vivía en Nicaragua.

Encima son las 15:35.

Con el mapa en la mano intento orientarme para llegar a donde reseña, pero enseguida descubro que la zona es muy boscosa, los caminos indefinidos y muy variados.

Decido subir a una pequeña colina por la que han colocado unas mallas y unos maderos para retener el arenoso terreno.

Resulta muy peculiar que el suelo es como si fuese arena de playa blanca.


Algo amortiguará una caída.

Ya en la colina y sudando por casi todos los poros, descubro abajo lo que he visto en varias fotos. El Elefante.


Sin mucho esperar dejo el agua y el resto de cosas a la sombra y me doy un rulo por la zona para decidirme qué bloques probaría en esta hora y media que disponía antes de seguir viaje hasta Burdeos, donde tenía hecha la reserva en un hotel, al que debía llegar antes de las 23:00.

Mi intención es encontrar también un bloque muy famoso con un agarre en forma de corazón, pero no lo encuentro en este sector por lo que deduzco estará en otro sitio.

Decido no perder más tiempo y dedicar lo que me queda en escalar algunos.

Finalmente pruebo cinco bloques.


Todos son una maravilla y es que el lugar es mágico y el mono se activa a tope a pesar del tremendo calor reinante


No llevo magnesio y me doy algún que otro resbalón sin consecuencias.

El último que pruebo el mejor. Sencillo, alto y algo desplomado.

Sin GoPro

Le llaman el Grullere y está en el sector La Dalle á Poly.

Con GoPro

Precioso.

El tiempo no se para.

Cuando me quiero dar cuenta son las 17:45.

Tardo 5h40min en llegar a Burdeos, por lo que voy muy justo.

Recojo, me voy al coche, me cambio de camiseta para no helarme con el aire acondicionado y salgo pitando, no literalmente, hacia Burdeos.

Llevo un TOMTOM que me ha dejado mi chica Oriana, pero que hace tiempo no se actualiza y en un momento dado del viaje me hace salirme de una autopista y llevarme 30km en dirección contraria hasta que me doy cuenta.


Estos 60km hacen que el TOMTOM me avise de que voy a llegar a más de las doce de la noche.

Decido parar a cenar y aprovecho para llamar por teléfono al alojamiento.
Elegí uno que hablasen español, pero justo la persona que lo coge no lo habla. Aun así llegamos a entendernos.

No problema. Esperamos te.

Los kilómetros pasan y el cansancio es acuciante, pero consigo estar despejado gracias que encuentro por fin una emisora en la que ponen música que conozco, y canto como un loco hasta llegar a la salida donde está el hotel Formules Club.

Son las 00:50 y la misma persona que me abre la puerta para que aparque el coche (tiene parquin privado) es con la que he hablado por teléfono.

Ducha y a dormir. No doy para más.


Día 22 de junio
Decido no levantarme pronto. De hecho los hago a las 10:00 para llegar a última hora del desayuno que termina a y media.


Necesitaba dormir al menos 8h.

Lo que queda de viaje me lo tomo con más calma y hasta me planteo parar en alguna otra zona de escalada de bloque.

Pocas horas después (3h) estoy en España y el hambre ataca, sobre todo porque el desayuno, habían sido solo azucares.

Decido esperar una hora más y tirar mientras de los frutos secos y barritas que me quedan hasta llegar a Guipúzcoa. Concretamente al peculiar pueblo de Bergara.


Tras aparcar, pregunto a los locales un buen lugar para comer en condiciones.

El Bodegón - me asegura una bergaresa – Aquí mismo.

En un momento tengo las lentejas y el vino con casera en la mesa.


Me animo a echarme un culín de vino y llenar el resto de casera.

La botella está cerrada y es de rosca.
La intento abrir y no puedo ¿?

Me levanto entro en al bar y aviso al camarero para que me deje un trapo seco para abrirla…la coge y con dos dedos la abre.

¡Uy que blandooo! – Escucho decir a alguno de los comensales que hay sentados dentro – ¡Ay va con los jóvenes de hoy!

Decido sonreír (sobre todo por lo de joven a mis casi 44 años) encogerme de hombros y no dar explicaciones de que tengo las manos agarrotadas de tanto sujetar el volante y ayer blocar a muerte en Fontainebleau.

Me gustaría echarme una siesta después de las lentejas, pero quería llegar a Madrid con luz y no debía entretenerme si quería demás conocer la zona de Santa Gadea.

Poco tiempo después llego a Pancorbo. Donde estuve con Yago escalado hace unas pocas semanas.


Aquí según he visto en el recorrido está muy cerca Santa Gadea del Cid.

Pero oh sorpresa, este Santa Gadea no es el del bloque, el del bloque está más arriba a casi 2h de coche y se llama Santa Gadea del Alfoz.

Algo desilusionado me monto de nuevo en el coche y continuo camino con la mente ya puesta en llegar a casa.

Unas pocas horas después y unos cientos de kilómetros más tarde, paro en la gasolinera de la La Cabrera donde las siluetas de las montañas ya me son familiares.


Una hora después por fin estoy en casa.

Saco los artículos varios del coche, ceno, me ducho y me acuesto sin más. Mañana toca trabajar.